Baby Driver

3 minutos

El 7 de Julio se estrenó en España Baby Driver, la nueva película de Edgar Wright. A muchos su nombre quizá no os diga nada, pero hablamos del creador de la trilogía del Cornetto (Zombies Party, Arma fatal y Bienvenidos al fin del mundo) y la adaptación al cine de Scott Pilgrim (Scott Pilgrim contra el mundo).

La premisa de la película es sencilla pero efectiva: Baby (Ansel Elgort) es un chaval capaz de maniobras imposibles al volante que pertenece a una banda criminal que se dedica a perpetrar robos. Para compensar que sea tan guay, como contrapeso tiene una tara, y es que debido a un accidente en su infancia, sufre acúfenos, es decir, un zumbido constante en el oído. Por este motivo, siempre está escuchando música, para camuflar el ruido y no volverse loco. El clásico sexy pero vulnerable que tan bien funciona con Jon Snow.

Todo esto aderezado con buena música (cortesía de nuestro protagonista) y un repartazo (entre ellos Jamie Foxx y Kevin Spacey) nos deja algo así como A todo gas, pero en versión elegante y medio de culto. Para los que solo lloráis por Paul Walker en la intimidad.

Entendedme, la película no está mal. Es entretenida, la banda sonora es gloriosa y tiene sus momentos. El montaje solapa la música con las escenas de acción y queda muy molón. A los que os resulte más fácil dejaros llevar incluso puede que os encante.

Pero no está en absoluto a la altura de todas las películas antes mencionadas. Y es que Edgar Wright tiene un gran poder (y con ello una gran responsabilidad) y es es el de convertir a tipos sencillos (e incluso un pelín patéticos) en los héroes de la historia. Esta vez ha intentado algo así como todo lo contrario y el resultado no termina de cuajar. Baby es un personaje confuso, que al principio parece intrigante y luego acaba siendo solo demasiado plano.

A todo esto tenéis que sumarle un problema. El protagonista se llama Baby, lo cual en inglés tiene mucho juego, pero en castellano pierde todo el posible doble sentido y solo queda raro. A veces, recomendar ver una película en versión original es de pedante insufrible, pero en este caso, y a pesar del excelente trabajo de doblaje que hacen como siempre los dobladores españoles, merece la pena, de verdad.

En resumen, con semejantes presupuesto, actores y director, era prácticamente imposible cagarla y muy factible que saliera una obra maestra. Lamentablemente, el resultado ha sido una película de acción que está bastante bien y que contentará a la mayoría pero que podría haber sido sublime. Hay que verle el lado positivo, al menos nos quedarán fantásticas listas de reproducción en el Spotify.

nsf points

Tráiler

Bea Arranz

Bea Arranz

It's all in the game, yo.
Bea Arranz

Latest posts by Bea Arranz (see all)

Comments are closed.