Crónica Festival Las Músicas

4 minutos

No hay manera de enfilar mejor el final de agosto que con el Festival Las Músicas. Este año la alineación volvía a ser estelar con Ángel Stanich, Love of Lesbian y Mucho y por eso el Centro Niemeyer se volvía a vestir con sus mejores galas para acoger a toda la gente que acudía a la llamada.

Con el sol poniéndose sobre Avilés aparecía Ángel Stanich, con otros dos acompañantes, para ir entreteniendo y haciendo entrar en calor a las personas que iban llegando. Y es que aunque fuera en versión trío, las canciones del cántabro suenan igual de bien y con el mismo músculo. Dio un repaso a toda su discografía, con notoria presencia de las canciones de su último disco Antigua y Barbuda (2017) como por ejemplo Fuego o Galicia Calidade. Además de poner la explanada del Niemeyer patas arriba por primera vez, Ángel Stanich también soltó alguna perla a modo de gag cómico: primero presentándose así mimo como Estanichlao Sánchez Calvo, y a la banda como Armando Palacio Valdés y Leopoldo Alas Clarín, y después dándole las gracias a su tour mánager por cerrarle ese día el concierto en Avilés y al día siguiente otro en Tenerife. Seguro que no sería tarea fácil, pero Stanich tiene tablas y talento de sobra para volver a hacer un conciertazo al día siguiente a un puñado de kilómetros de distancia.

Tras el cántabro, el escenario empezó a llenarse de gente que se puso manos a la obra para montar todos los instrumentos, decorados y demás parafernalia para los cabezas de cartel de la noche: Love of Lesbian. Los lesbianos empezaron con su emblemática 1999; las revoluciones bajas, pero con las emociones fuertes. El concierto recorrió la parte más nueva de su discografía, centrándose en los tres últimos discos y EPs. También cayó alguna perla más antigua como Universos Infinitos. El Niemeyer estaba lleno llenito disfrutando del espectáculo tan magnífico de Santi Balmes y compañía. Love of Cachopo ,como se autodenominaron en Avilés, triunfan allá por donde van; semanas antes habían dejado un llenazo en el Sonorama y volvían a hacer lo propio en Avilés. Todas aquellas personas que llevaban tiempo sin ver a los lesbianos disfrutaron con la magia que son capaces de hacer sobre el escenario y con el repertorio interminable de hits y, si nos aventuramos, canciones generacionales como Club de fans de John Boy, Allí donde solíamos gritar o Belice.

Para cerrar la noche y poner a todo el mundo a bailar apareció Mucho en escena. En este caso Martín Perarnau IV iba acompañado por una banda que despilfarraba talento en cada nota. En un set magistral, aunque un poquito corto, dieron una clase magistral sobre como remezclar a Daft Punk, Bowie o Madonna con sus propias canciones y mostraron a la gente que se quedó para verles que lo suyo es un proyecto musical inmenso y que se merecen estar mucho más arriba en los carteles de los festivales. Repasaron su último álbum ¿Hay alguien en casa? (2019) casi por completo, aunque también rescataron Fue de su disco anterior. Un concierto muy eléctrico y muy electrónico, que culminó con Martín Perarnau IV instando a los y las presentes a difundir “la palabra de Mucho, que somos unos freaks y os necesitamos”.

Como decíamos al principio, el line-up de Las Músicas, a pesar de parecer algo ecléctico, no podía haber sido una mejor representación de todo lo que se está haciendo nacionalmente en distintos estratos dentro de la industria musical. Una muestra de tres bandas completamente distintas que son terriblemente buenas en sus terrenos y que hicieron una noche esplendida a base de entremezclar distintos estilos musicales, y que esperamos que se repita con el mismo éxito en la siguiente edición.

Aitor Gonzalez

Me gusta mucho desayunar y hacer entrevistas.
Aitor Gonzalez

Latest posts by Aitor Gonzalez (see all)

Comments are closed.