Daybreak

3 minutos

✅ Artículo libre de spoilers

Daybreak es la nueva serie de Netflix creada por Brad Peyton (Proyecto Rampage) y Aron Eli Coleite (Heroes) y adaptada del cómic del mismo nombre por Brian Ralph. Es una tragicomedia ambientada en un apocalipsis post ataque biológico que deja a todo adulto en un estado zombificado y a los adolescentes millenials campando a sus anchas por la ciudad de Glendale, California.

Como ávido consumidor de Netflix siempre me encuentro a la espera de escuchar el logo aparecer en cualquiera de sus proyectos. Es temporada de Halloween y el uso de algún género derivado siempre está presente tanto en el cine como en plataformas, y es bien recibido cada año porque soy fan de ambos.

Daybreak cuenta con una atmósfera apocalíptica mezclada con la cultura pop, Mad Max y samuráis. Además el protagonista rompe la cuarta pared. Hasta aquí todo pinta muy bien, de ahí mi decepción con el resultado final.

La serie empieza con su protagonista Josh Wheeler (Colin Ford) más feliz que nunca durante el apocalipsis ya que no tiene que preocuparse de su anterior vida de chico de instituto. ¿Y su misión? Encontrar a su amor perdido, Samaira “Sam” Dean (Sophie Simmet).

La serie va a menos medida que avanzan los capítulos, centrándose en los dramas de instituto. Esto ya se ha visto extremadamente a menudo en Netflix con ejemplos claramente superiores como Sex Education o The End of the F***ing World.

Otro gran problema son los personajes, los encontré tremendamente molestos durante toda la serie. El personaje de Eli Cardashyan, sí es con “C”, (Gregory Kasyan) ofrece un poco de humor y realiza una interpretación decente, pero no llega a ser lo memorable que esperamos.

Sinceramente los únicos personajes que me gustaron fueron Ms. Crumble, interpretada de manera genial por Krysta Rodríguez, y el director Burr (Broderick) que representan los únicos adultos del elenco.

El mensaje que la serie quiere transmitir no está planteado de manera correcta. Los intentos de narrar la historia de manera diferente (hay una secuencia sin diálogo con legos) son bienvenidos, pero no terminan de impresionar. Además, los mejores capítulos (el 7 y 8) son precisamente los que no transcurren en el presente apocalipsis sino que son flashbacks pre-caída de las bombas. Son tremendamente efectivos porque salen de la dinámica anterior planteada.

A pesar de haber intentado disfrutar de la serie por cualquier camino posible no lo conseguí. La serie es un intento desaprovechado de algo que tenía los ingredientes para ser original y divertido. Viendo su final no estoy interesado en una segunda temporada ni en visitar Glendale y su drama de instituto en el futuro, recomendaría otras series mucho mejores antes que Daybreak.

🏆 Guía de las mejores series de Netflix España

🎙 nsf points

Carlos Fernández Alonso

Weigh anchors and hoist the mizzen. Yo ho ho.

Latest posts by Carlos Fernández Alonso (see all)

Comments are closed.