Game of Thrones 5×02 – The House of Black and White

7 minutos

Segunda semana en la tierra de Poniente y una vez más nos dejan en el aire con un episodio lleno de historias siguiendo la línea del anterior, pero con algo más de contenido y finalidad. La búsqueda de la justicia/venganza destacan en las historias de Arya y el respeto prevalece sobre el poder en el muro.

Como siempre advertimos que esto es un comentario del segundo capítulo y que como tal contiene una multitud de:

[[[SPOILERS]]]

Comencemos. Hasta ahora podemos admitir que el primer capítulo de esta temporada nos supo a poco muy poco, es normal es una serie de televisión y como tal siempre debe dejarnos con ganas de más para asegurar que veamos el siguiente. Como si no hubiesen suficientes ganas de seguir viendo. Sin embargo este nuevo episodio es bastante más potente, la historia continúa a buen ritmo siguiendo a nuestros personajes favoritos (los que han logrado sobrevivir a los trazos de pluma sanguinarios de George R.R. Martin) pero con el añadido de la ciudad más puntera del otro lado del Mar Angosto, Bravos, y la dureza personificada lo más macarra del linaje más honorable, Arya Stark.

Empezando en Desembarco del Rey tenemos a los menos todopoderosos Lannyster. Si el anterior capítulo daba más importancia a Cersei, este se la da a la otra cara del incesto Jaime. Cosa que me anima bastante no sólo porque Cersei, a pesar uno de los mejores personajes de la serie, no necesita más motivos para ser odiada ni por sus súbditos ni por sus fans. Sin embargo Jaime ha demostrado a lo largo de las últimas temporadas haberse distanciado cada vez más de su apellido y necesita desesperadamente una oportunidad de redención por “permitir” la muerte de su primogénito y para probarse a si mismo desde su mutilación y recuperar el honor que tanto desea. La familia recibe una esperada amenaza en forma de una estatuilla de una víbora roja con un colgante de la pequeña Lannyster/Baratheon desde Dorne de parte de los Martell que, como siempre, destacan por su sentido de la teatralidad. Jaime promete a su “amor” recuperar a su hija cueste lo que cueste y para una misión tan imposible acude al hombre más imposible: Bronn. Antiguo aliado del huido Tyrion, del que por supuesto hablaré más adelante, y ahora acomodado casi señor de un castillo en la costa y cerca de casarse con una mujer de buena familia, Bronn se encuentra satisfecho con su trato con la reina pero le ocurre lo que les pasa a todos los canallas sin remedio que matan por dinero, se aburre terriblemente. Por eso no es de extrañar que acepte la oferta del manco si además le propone un trato mejor que el anterior, principio en el que se basa todo su estilo de vida.

El viaje de BriennePodrick se complica un poco más tras encontrarse a Sansa Stark y al inigualable Meñique, que rechazan la oferta y niegan el juramento que hace tanto la guerrera le hizo a la ya difunta Catelyn Stark . Por otro lado tenemos a Tyrion, el enano favorito y más buscado de Poniente, y a Varys, antiguo maestro de los susurros, que se encuentran debatiendo e intercambiando golpes verbales, en una conversación que no tiene precio, de camino a Mereen en búsqueda de la madre de dragones para verificar si es o no una verdadera reina.

A pesar de salir poquito, Arya apunta maneras con su llegada a Braavos. Allí es recibida por un anciano de piel oscura vestido de blanco, el aparente guardián de La casa de negro y blanco, que al final tiene su momento Scooby-Doo quitándose la máscara y revela que se trata de Jaqen H’ghar, el hombre sin rostro, y le dice que antes de entrar debe convertirse en nadie. Los ideales de la justicia guían a Arya como siempre, pero¿será capaz de dejar de ser una Stark para tachar los nombre de su lista? Habrá que esperar para ver si es cierta la frase Valar Morgulis.

En Dorne por otra parte comienzan a urdirse planes de asesinato. La antigua compañera del brutalmente sacrificado Oberyn Martell arde con la sed de venganza que suele preceder a los baños de sangre característicos de esta serie. Ellaria Arena quiere que los Lannyster sean castigados por la muerte de su amante y amenaza a un rey poco deseoso de tener una guerra sin causa, podemos esperar mucho lío en este frente porque al final esto es Juego de Tronos y si algo nos ha dejado claro es que no importa tanto la posición que ostentes como la cantidad de gente que eres capaz de hacer que te sigan. Lo que nos lleva al gran bastardo adorado por todos.

Jon Snow sigue en su querido muro lidiando con la llegada del que cree tener el derecho del codiciado trono de hierro: Stannis Baratheon. Un rey que al final del día utiliza su poder como puede, el poco que le queda. Me explico, el monarca puede que tenga un gran ejército que le respalde y ha conseguido ejecutar al rey tras el muro, con la “ayuda” de Jon sin aparentes consecuencias pero al final se encuentra atrapado entre dos frentes. El norte del muro repleto de caminantes blancos y un ejército que no se someterá jamás, y por otro lado una tierra difícil y áspera muy complicada de controlar ya que, en palabras de Jon, son leales a los suyos. Staniss no puede ni convencer a Jon de librarse de su estado de bastardo y del apellido Nieve, lo que más desea, para recuperar Invernalia y finalmente sentirse aceptado en ella. Como siempre el hijo de Ned Stark tira de la cualidad que le define, el honor, y decide rechazar la generosa oferta del rey. Es ese honor el causante de la muerte y desaparición de tantos miembros de la familia Stark, pero también lo que le convierte en Lord Comandante por un voto decisivo del Maestre Aemon y un discurso inspirador del torpe y querido Sam. 

Por último, aunque no por ello la peor, seguimos con el periodo de Daenerys como soberana de Mereen. Al igual que a Jon a esta se le plantea una decisión que afectará directamente a su historia. Tras el asesinato de un criminal miembro de Los hijos de la Arpía por parte de un esclavo miembro del consejo y en nombre de la justicia, la Targaryan de pelo platino hace uso de su carácter y ordena su ejecución. Esto hace que Daenerys se vea en una situación nueva para ella: ha perdido el favor de sus súbditos. Y no podía ser peor momento, pues con un asentimiento de cabeza para dar la orden se ha visto despojada de su título de “Rompedora de cadenas”. Si a eso le sumamos que tiene a tres dragones incontrolables, uno de ellos impresionantemente grande, también ha dejado de ser la “Madre de dragones”. Las cosas no pintan bien para ella con semejante descontento y con sólo soldados como apoyo.

El capítulo ha resultado mucho más complejo de lo que esperaba, como suele ser saltando de una historia a otra regalándonos pinceladas de lo que está por venir, pero destaca sobre el anterior. Como no podía ser de otra forma no puedo esperar para ver el siguiente.

nsf points

3

Carlos Fernández Alonso

Weigh anchors and hoist the mizzen. Yo ho ho.

Latest posts by Carlos Fernández Alonso (see all)