Lo bueno y lo malo de Capitán América: Civil War

7 minutos

Antes de bajar a leer el artículo aquí tenéis un vídeo obligatorio sobre todo lo que acontece antes de la película Capitán América: Civil War.

Capitán América: Civil War ya se ha estrenado en los mejores cine y, si ya antes el universo cinemático de Marvel (MCU para abreviar) era enorme y complicado, a partir de ahora lo será más. Todas las películas están conectadas, las historias tienen repercusión unas con otras y los personajes se aluden siempre en cada uno de los guiones.

Hemos tenido historias de la segunda guerra mundial, robos organizados y robots asesinos, pero ninguna suponía un reto como llenar los galones de Civil War. El cómic marcó un antes y un después para Marvel y todos los fans lo sabíamos por lo que la presión para los directores era enorme. Después de verla podemos decir que, aunque para los adictos a la temática de cómic puede resultar molesto, hemos quedado satisfechos.

En este artículo dividiremos los puntos fuertes y débiles de Capitán América: Civil War en cuatro puntos, no es una crítica (que tenéis aquí) es una impresión de lo que funciona y lo que no. Vamos a entrar en materia así que obviamente tendremos spoilers a partir de aquí, pero por si acaso os lo advertimos dos veces.

Sin título

Lo bueno: Los bandos

Digo los bandos porque no se puede excluir de esta categoría a ninguno de los dos. La historia está muy bien planteada para que no estés de parte ni de Iron Man ni del Capitán, entendemos las perspectivas de los dos. Por una parte tenemos a Tony que, tras muchos desastres “evitados”, ve clara la necesidad de las garantías que ofrece el control y la seguridad que eso da.

Y por la otra tenemos a Steve con sus ideales, que para algunos pueden resultar tediosos, pero que están totalmente justificados al ver que la libertad no viene del control. Además esto entra en juego muy bien con los miembros de los equipos, soldados y diplomáticos se van por un lado para enfrentarse contra rebeldes e incomprendidos dando importancia a todos y cada uno de ellos. Además todo lo relacionado con Bucky y el Soldado de Invierno no tiene desperdicio.

Lo malo: El malo

La productora no se ha caracterizado precisamente por la creación de villanos espectaculares a lo largo de más de una docena de historias. Existen excepciones como Ultrón o Loki, pero  por lo general el malo aparece, amenaza, cumple con su cometido y muere. En este caso no es precisamente así, pero el resultado final es el mismo. Me explico, comprendo que la dinámica de la historia sea enfrentar al Capitán América versus Iron Man pero entre medias nos meten a un villano en la sombra en forma de Helmut Zemo.

Es misterioso y la película nos lo plantea como un individuo que está en todas, en ningún momento dudamos que el responsable es él porque no nos lo ocultan, los guionistas apuestan por nuestra capacidad de comprensión y no nos dan ningún momento de supersorpresa cosa que me pareció bastante bien. Pero llegado el momento del enfrentamiento y explicación de las motivaciones que tocan a cualquier malvado, no llega el momento de intimidación que queremos tener.

Comprendo que en este momento el universo Marvel esté preparado para un villano de este tipo, pero la comodidad de una escena Capi contra Tony no es excusa para no utilizar al Barón Zemo como es debido. Se lo reservarán para futuras entregas pero podría haber sido el toque que pasaría a Capitán América: Civil War de peliculón a perfecta.

Lo mejor: El aeropuerto

¿Había alguna duda? Durante unos 20 minutos tenemos una escena por la que podría pagar para ver en bucle durante hora, y no soy el único que ha dicho esto. Por los tráilers y diversos avances puede parecer que esto va a ser un lío curioso. Muchos superhéroes, cada uno con sus propios poderes e historias peleando todos contra todos. Pues para nada, todos y cada uno de ellos tienen sus momentos y no sólo por el uso de sus poderes, que también, sino por diálogo.

Encajan a la perfección compensándose unos con otros y, además de esa gloria a los cómics, es espectacular. Ant-Man tiene varios momentos que afianzan su presencia en la película, sobre todo en el momento sorpresa de convertirse en gigante, Ojo de Halcón sigue alejándose de la primera de Los Vengadores como fundamental en el reparto y Black Panther funciona como jamás hubiese imaginado. En cuanto al trepamuros, el cabeza de red, la amenaza arácnida según Jay Jonah Jameson, en cuanto a Spider-Man…. No hay palabras.

Si durante algún momento podría haber otra escena digna de ser lo mejor podría ser cuando Peter Parker se encuentra a Tony Stark en su salón, pero el hecho de que forme parte de esto disipa toda duda. Con tan sólo una fracción de minutos puedo afirmar (lo siento Tobey Maguire y no lo siento por Andrew Garfield) que estamos ante el Spidey definitivo y no puedo esperar para ver más.

Lo peor: La preparatoria

 

Para muchos de los ya han podido ver la película, la historia se aproxima más a un “Vengadores 2.5” para mí si se trata de una película de Capitán América. Desde el principio al fin Steve Rogers es protagonista y esto no es necesariamente malo pero sí hace que lo que conlleva se convierta en lo peor. Es comprensible (y cómodo) que los guionistas apuesten por una pelea mucho más interna entre Steve y Tony antes que meterse en profundidad con lo que serían las repercusiones de unos justicieros.

No me entendáis mal, no es que esté mal explicado en el filme, gracias a los incidentes de Nueva York, Washington y Sokovia en anterioes entregas y en Lagos en ésta, nuestro equipo favorito está bajo lupa de los políticos pero no es necesario evitar el conflicto para que nos lo creamos. Los llamados “Acuerdos de Sokovia” sirven para que el grupo se siente a parlamentar pero poco más.

Es la distancia del material original y la comodidad lo que dejan de lado a la raíz de una historia que, sin lugar a dudas, se ha convertido en uno de los mejores cómics de todos los tiempos y podría, también sin lugar a dudas, a convertir a Capitán América: Civil War en algo del mismo porte.

No somos quisquillosos, hay que ver las películas como son y no dejarse eclipsar por el espejismo que Marvel ha creado para nosotros. En este caso la historia consigue meterse en la cabeza del top de la productora y es más que recomendable verla en el cine, deja satisfecho a cualquier fan del género cómic y del cine y se ha convertido en una de las mejores del año. Capitán América: Civil War es una de las grandes y se mete en esta categoría para quedarse.

Carlos Fernández Alonso

Weigh anchors and hoist the mizzen. Yo ho ho.

Latest posts by Carlos Fernández Alonso (see all)

Comments are closed.