Lo que no te contaron de Alien

5 minutos

El próximo 12 de Mayo llega a las carteleras de todo el mundo Alien: Covenant que se convierte ya en la sexta entrega de la saga de los terribles xenomorfos. Ridley Scott vuelve a tomar las riendas de la dirección tras dejarnos enmudecidos en su primera entrega, allá por 1979, y volvernos locos con el retorcido guión de Damon Lindelof en Prometheus.

Precisamente, Prometheus prometía contarnos el misterioso origen del universo de Alien, pero tras salir de los cines dejaba la sensación de haber creado más interrogantes que a los que había dado respuesta. Alien:Covenant puede ser por fin el eslabón que conecta la saga y resuelva todas nuestras dudas.

Aunque el nacimiento de Alien en la ficción pueda resultar increíble, llega a ser igual de sorprendente la historia de la producción y rodaje de su primera película a finales de los 70, pues se culminó con una obra de culto que apenas ha envejecido con el paso de los años.

En 1977, el mundo entero había enloquecido con Star Wars y las productoras buscaban desesperadamente guiones de ciencia ficción. Fue entonces cuando 20th Century Fox dio el visto bueno a un guión escrito por Dan O’Bannon y Ronald Shushett que ellos mismos se habían encargado de distribuir por todas las productoras que pudieron, vendiéndolo como una versión de “Tiburón en el espacio”.

Se barajaron varios nombres para llevar a cabo la dirección, entre los que figuraban Robert Aldrich, Jack Clayton e incluso el mismo O’Bannon (más por entusiasmo propio que por interés de Fox), aunque finalmente el que se llevó el gato al agua fue Ridley Scott, que venía de dirigir Los duelistas.

Scott exigió que la producción se llevara totalmente en secreto e insistió en trabajar con su propio equipo, técnicos con los que ya había trabajado anteriormente y que contribuyeron a realizar la retorcida atmósfera de Alien. Congenió además, rápidamente con O’Bannon que le envió una copia del Necronomicon de H. R. Giger que les proporcionó la imagen del xenomorfo. El propio Giger acabó siendo contratado por la Fox para elaborar el diseño del antagonista de la película.

Boceto de H. R. Giger.

En cuanto al reparto, por aquel entonces John Hurt era el rostro más conocido del grupo de tripulantes que viajaban en la Nostromo y se dio a entender durante su promoción que él asumiría el rol de protagonista. Sin embargo fue Sigourney Weaver quien acaparó más pantalla mientras que el personaje de Hurt es el primero en morir en la mítica escena del “nacimiento” del alien.

En origen el personaje de Ellen Ripley que interpretó Weaver, fue pensado para un hombre, pero los guionistas decidieron cambiarlo para diferenciarse dentro del género de ciencia ficción, pues en los años 70 estaba claramente dominado por personajes masculinos. En el guión original el personaje de Ripley moría al final decapitada por el Alien, finalmente se cambió por el desenlace que es conocido por todos.

Con el fin de abaratar costes, muchas de las escenas del interior de la nave se rodaron en un cementerio de aviones. Además, Scott con el fin de crear emociones mas reales no les proporcionaba a los actores los guiones completos. En el rodaje de la ya comentada escena en la que vemos al Alien por primera vez se utilizaron cuatro cámaras a la vez y no se comunicó al reparto lo que iba a pasar a continuación, la propia Veronica Cartwright no sabía que le saltaría sangre a la cara.

Para recrear la escena de la eclosión de los huevos se utilizaron productos de casquería y pescadería con el fin de abaratar costes, además ayudaba a crear repulsión a los actores. En cambio, en la escena en la que Ash pierde literalmente la cabeza se utilizaron spaguettis, aros de cebolla y incluso leche condensada. El xenomorfo está interpretado por el actor Bolaji Badejo de 2,18 metros de altura que se ponía un traje de látex.

Bolaji Badejo.

El complicado mecanismo de la cabeza exigía que fuese lubricado continuamente y aunque en el guión original no estaba el hecho de que el alienígena babeara constantemente se decidió dejar esto pues el equipo de producción se dio cuenta de que esto lo hacía más terrorífico. Cabe destacar que en principio la bestia tenía ojos, que posteriormente se quitaron. En la escena en la que la sangre-ácido del facehugger va destruyendo la nave a su paso, se utilizó ácido sulfúrico de verdad tintado de amarillo. Resultado de todo esto, fue el merecido Oscar a los Efectos Especiales.

Mención aparte para la brutal campaña de marketing. El mítico póster del huevo fue encargado antes de que tan siquiera hubieran rodado un plano, por lo que decidieron poner simplemente un huevo de gallina, que luego no coincidía con los huevos que aparecen en el film.

Sin duda alguna, Alien se ha convertido una película de culto que merece la pena revisionar de vez en cuando para apreciar estos pequeños detalles que la hacen única.

Claudia Florez @florez_illa

No stage fright

No stage fright

"Un mago nunca llega tarde, Frodo Bolsón. Ni pronto. Llega exactamente cuando se lo propone." | ESDLA: La Comunidad del Anillo (2001)
No stage fright

Latest posts by No stage fright (see all)

Comments are closed.