The Last Shadow Puppets: dos por el precio de uno

4 minutos

Hace ocho años, Alex Turner, un joven británico de 22 años, prometía una revolución en el mundo musical. Su banda, los Arctic Monkeys, había comenzado con muy bien pie con su primer disco de estudio, Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not (2006) y solo un año después, continuaban con esta buena dinámica con Favourite Worst Nightmare (2007).

Estos dos primeros discos supusieron el ascenso a la fama del grupo de Turner. A partir de ahí, todo fue un ascenso meteórico que les llevó a consolidarse como una de las mejores bandas actuales de indie rock.

Por otro lado, Miles Kane, otro joven inglés, comenzaba a moverse en el mundo de la música tras un primer grupo fallido (conocido como The Little Flames). En 2007, Kane formaba The Rascals, quienes actuaron de teloneros durante la gira de 2007 de los Arctic Monkeys. En 2009, Miles Kane abandonaría The Rascals para comenzar su carrera en solitario, pero esa es otra historia…

Fue durante esta gira cuando los vocalistas de ambas bandas, Alex y Miles, se conocieron y comenzaron a trabajar en un proyecto conjunto llamado The Last Shadow Puppets. En tan solo dos semanas de trabajo, estos dos jóvenes británicos grabaron su primer disco como compañeros: The Age of Understatement (2008).

Este álbum se colocó rápidamente en las primeras posiciones de las listas de venta de Reino Unido, Alemania o Bélgica, contando con algunos sencillos que también alcanzaron el primer puesto en varias listas especializadas. Todo fueron éxitos durante ese año, destacando el Mercury Prize a mejor álbum británico o el premio a mejor grupo revelación de la famosa revista musical Mojo.

Tras este primer disco conjunto, Alex Turner y Miles Kane volvieron a sus respectivos proyectos personales: los Arctic Monkeys y la carrera en solitario de Miles. Inmersos en sus propios proyectos, no fue hasta el año pasado, 2015, que volvimos a escuchar rumores de The Last Shadow Puppets en forma de nuevo disco.

Y todo se confirmaba cuando el 1 de abril de 2016 salía a la luz el segundo disco de estudio de esta colaboración: Everything you’ve Come to Expect (2016).

Pero vamos a hablar un poco de este nuevo álbum del dúo británico de moda. Como recordamos, esto no es el proyecto principal de ninguno de ellos, y como esto tiene que ser tomado. Unas vacaciones del trabajo, donde todo lo que hagan está libre de la presión de la crítica. al menos para ellos.

Porque The Last Shadow Puppets es una banda hecha por gusto, para tomarse un respiro de los Arctic, en el caso de Turner, o de la carrera en solitario de Miles. Y Everything you’ve Come to Expect no es nada más que eso, un conjunto de canciones hechas por dos amigos, sin ningún tipo de preocupación por la crítica.

Dentro del disco, contamos con varios sencillos fáciles de escuchar, emocionantes, pero sin la potencia o el nivel que muestran algunos temas de los Monos Árticos o de Miles Kane por separado. The Element of Surprise y Bad Habits se muestran como los dos sencillos más animados de este nuevo álbum.

Como curiosidad, Bad Habits ha sido usada durante la tercera temporada de Peaky Blinders que hemos comentado en nsf (punto positivo para estos colegas ingleses). El resto del álbum se muestra como un trabajo sencillo, sin demasiados altibajos. En definitiva, cumple, y posiblemente no hablaría de él si no contara con estos dos personajes tras su creación.

“La mezcla de Turner y Kane es más que fantástica. Si ya lo dejaron claro con su primer disco en este segundo lo han bordado. God save The Last Shadow Puppets.”

Álvaro Corujo (crítico de No stage fright)

nsf points

 

 

Segundo trabajo de The Last Shadow Puppets que, sin grandes alardes, cumple de manera notable. Se podría pedir más a estos dos monstruos del indie rock, pero oye, esto lo hacen por ocio. Simplemente, disfrutarlo.

Nacho Fernández

Happiness only real when shared.

Comments are closed.