Westworld 2×03 Virtù e Fortuna

4 minutos

Se ha liado. Se ha liado nivel “no se que narices escribir en este post”. Así que, si veis que me ocurre algo parecido a lo del 2×01, mis disculpas. Westworld nos ha dejado una semana más (y van 13) con la boca abierta. A partir de aquí esto está lleno de…

*Recuerda que los nombres que estén en azul serán personas de carne y hueso (como Ford, por ejemplo) mientras que los anfitriones (como Bernard) los pondremos de color rojo.

Probablemente este capítulo sea de boca más y más abierta que anteriores, principalmente por un motivo: hemos visto 3 parques. Al final de la temporada 1 (2016) se especulaba con lo que podría ser un segundo parque, estilo samurái / Japón feudal. Pues sí, en eso habíamos acertado, pero como nos dijeron al principio de esta temporada existen nada más y nada menos que 6 parques. Pues este tercer episodio comienza en otro de esos 6 parques, uno ambientado en lo que parece ser la India colonial. 3 de 6. Y ahí te llevas la primera bofetada en la cara del capítulo. Seguro que más de uno dijo “¿estoy viendo Westworld?”.

Al final del primer episodio (o del segundo, ahora mismo no recuerdo) nuestros amigos paramilitares se preguntaban por qué había tigres de bengala tan cerca del parque (del de siempre, vaya). Eso ya nos daba una ligera pista de la ambientación de otro parque, añadido a la confesión de que hay 6, que telilla. Temáticas a parte tengo (y espero sinceramente un tenemos por vuestra parte) un lío temporal que no lo veo ni venir. No sé en qué realidad hacerle caso a Bernard, me pica lo que no me tiene que picar con qué está tramando Ford (o tramó, o tramará) en todo esto, se ha hablado muy poco de El Hombre de Negro. Y Dolores, Dolores de mi corazón…

Tu cara al final de cada episodio.

Bien, en este capítulo dejamos a un lado como decía a El Hombre de Negro, a Delos y a la construcción y orígenes de Westworld. Además no hay tantos saltos temporales como en anteriores episodios. Eso sí, vemos por primera vez en toda la temporada a dos pesos pesados juntos: Dolores y Bernard (los dos despiertos, ojo).

Dolores busca en Bernard ayuda para “arreglar” a su padre, donde veo un símil de hija preocupada por su padre enfermo. Demasiado protagonismo sigue teniendo el padre de nuestra querida Dolores, veremos hasta donde va a llegar. Aprovechando que estamos con Dolores, mola demasiado el momento “batalla” entre el séptimo de caballería western contra los paramilitares con sus armas más modernas que la vida (no nos olvidemos en ningún momento que estamos ante una serie de ciencia-ficción). Escena fantástica.

Cambiando radicalmente de tercio me voy a otro punto a mi parecer interesante del episodio: Maeve, Hector y Lee. Lee (el superviviente por excelencia de la temporada) pone en evidencia el romance entre Maeve y Hector argumentando que ninguno de ellos está programado para enamorarse. Maeve ataca en consecuencia de este comentario a Lee y se descubre que el técnico implantó en Hector despechos de una relación que tuvo, dejándonos ver que habrá más de un anfitrión cuya personalidad este basada en parte (o en su totalidad) en experiencias de sus programadores. Cuidado con esto de cara a futuros episodios.

“Este mundo no es más que una mota de polvo en un mundo mucho más grande.”

Bernard

Creo que Dolores y Maeve están cada vez más destinadas a aliarse, cada una con su propio talón de Aquiles (padre e hija respectivamente) que las vuelve sentimentales, pero con un objetivo común: salir del parque y hacerse un hueco en el mundo real. Qué ganas de ver el siguiente episodio y que la cabeza siga explotando un poco más. Qué difícil eres de entender Westworld, pero más de analizar.

nsf points

Recuerda que los lunes HBO publica el capítulo y los martes a las 20:02 compartimos la crítica del mismo en RRSS. Aunque es más que probable que la encuentres antes publicada. Besos y nos vemos la próxima semana.

Alvaro Corujo

Peter Patrick pitter patters on the window. And Sunny Silhouette won't let him in.

Latest posts by Alvaro Corujo (see all)

Comments are closed.